Las diferentes pantallas de los móviles


El iPhone ha hecho que los teléfonos hayan tenido que evolucionar más rápido de lo normal. Una de las luchas constantes que tienen los fabricantes de moviles libres es la referente a la de la pantalla. Igualar la del dispositivo de Apple es difícil pero no imposible. La conocida como Retina Display ya es un clásico para la empresa de la manzana y la  Super AMOLED es la que podemos encontrar en casi todos los nuevos dispositivos Android.

La ventaja de la pantalla Super AMOLED plus sobre otras tecnologías de visualización es que la capa de detección de movimientos del dedo, posee una gran capacidad de detección y, además le proporciona una resolución más fina. Este tipo de pantalla consume menos batería.

Las imágenes son más nítidas y las tonalidades de color son increíblemente impresionantes. Pero si analizamos la Retina Display, hay algunas diferencias. Para empezar, la densidad de píxeles del iPhone (326ppi) hacen que todos los textos e imágenes tengan un aspecto más nítido y suave. Los píxeles de la pantalla del iPhone 4S son de tan solo 78 micrómetros de ancho lo que hace que la pantalla sea mucho más sofisticada.

Lo que diferencia a la Retina Display de sus competidores es la disponibilidad de IPS (In-Plane Switching) la tecnología que ofrece un ángulo de visión más amplio, no importa desde qué ángulo o manera se sostenga el dispositivo ya que siempre se ve de manera perfecta. La diferencia clave entre ambas opciones de visualización de estos tipos de pantalla es que a diferencia de la Retina Display, la AMOLED no necesita retroiluminación, y por lo tanto, esto hace que se ahorre una gran cantidad de energía de la batería.